top of page
  • Juan Martínez

Litigio e inteligencia artificial - Parte II



La mejor manera de adaptarse a la nueva realidad de

producción intelectual en un entorno con IAs, es usarlas.

 

Efectos frente al profesional del litigio en el contexto colombiano


Beneficios potenciales para abogados


Dentro de los beneficios de las IAs, se cuenta la automatización de tareas rutinarias o el apoyo en el descubrimiento de pruebas e investigación, mejorando la eficiencia en el uso del tiempo e impactando positivamente la productividad. Los abogados pueden entonces enfocar más tiempo en labores de litigio de alto valor como estrategia de casos, toma de decisiones e interacción con clientes.


Productividad y eficiencia


Con herramientas de descubrimiento de pruebas, investigación automatizada, redacción de documentos asistida por IA, y análisis predictivo de casos, las tareas rutinarias que históricamente han consumido la mayor parte del tiempo del abogado se vuelven mucho más ágiles.





Por ejemplo, es posible reducir en un 80% el tiempo dedicado a revisión de pruebas documentales en casos corporativos utilizando software de inteligencia artificial. Esto permite enfocarse en aportar mayor valor agregado al cliente en las etapas críticas del litigio con ese tiempo disponible.


Este "impulso" de productividad que provee la IA, literalmente multiplicando las horas efectivas de trabajo del abogado moderno, marcará un antes y un después para la profesión. Optimizando la aplicación de nuestro conocimiento y permitiendo dedicarnos a actividades más estratégicas y cualificadas en beneficio de una mejor práctica legal.



Reducción de cargas administrativas


Actividades como la gestión de citas, el seguimiento a tareas, la facturación, la generación de reportes para clientes y la administración de documentos legales han consumido tradicionalmente una porción significativa del tiempo del abogado.


Con software de automatización como el inspirado por la legaltech Atrium, estas tareas rutinarias se delegarán crecientemente a máquinas. Permitiendo que los profesionales del derecho nos enfoquemos exclusivamente en el trabajo legal sustantivo donde aportamos mayor valor.



Más tiempo para tareas de valor agregado


Quizás el beneficio más significativo que los profesionales del derecho obtendremos de la adopción de soluciones de inteligencia artificial, es la posibilidad de enfocar una mayor porción de nuestro tiempo en las actividades que generan mayor valor agregado tanto para nuestros clientes como para nuestra propia realización profesional.


Al dejar que tecnologías de automatización se encarguen de labores mecánicas como búsquedas de expedientes, redacción de documentos estandarizados y hasta procesos completos de descubrimiento de pruebas, los abogados podremos dedicarnos a potenciar aquellas habilidades realmente humanas como la estrategia legal, el cuidado de la relación abogado-cliente y las aristas más creativas e impredecibles de la argumentación y el litigio.






Riesgos, retos y adaptación



Posibles problemas y mitigación - Sesgos


Uno de los principales retos son los sesgos que podrían hacer que los modelos de IA repliquen estereotipos dañinos y produzcan recomendaciones discriminatorias contra grupos de personas. Promover la visibilidad algorítmica, la supervisión humana y los procesos de validación rigurosos ayudará a mitigar estos riesgos.


En definitiva, no es recomendable adoptar la IA en la abogacía de forma acrítica e irreflexiva. Anticipar los posibles daños y monitorear de cerca los efectos de su uso es fundamental para aproximarnos a un desarrollo ético y responsable de la profesión legal de aquí en adelante.



Reemplazo laboral


También es una responsabilidad gremial proteger una suerte de colegiatura material, si bien las nuevas generaciones de profesionales del derecho tiene un vínculo íntimo con la tecnología no cuenta con mucha de la experiencia en la interacción humana, las pasiones, emociones y deseos que conducen la toma de decisiones de las personas; las realidades aprehendidas por las generaciones más experimentadas en el derecho son necesarias para dar una dirección moral y ética a los usos de la IA, a la vez que contienen sabiduría irremplazable por los avances tecnológicos de hoy. Esto último abre otras reflexiones sobre qué es aquello que hace al pensamiento humano en esta profesión liberal ser, sobre todo ante la inminencia de las superinteligencias en las IAs de la siguiente generación.






Sesgos, alucinaciones y entrenamientos


Uno de los riesgos más evidentes de la aplicación de tecnologías de Inteligencia Artificial en el campo legal son los potenciales sesgos y alucinaciones que pueden presentarse en las respuestas dada la aplicación de los modelos algorítmicos y la insuficiencia del entrenamiento.


Al basarse en patrones encontrados en datos históricos, siempre existe la posibilidad de que los algoritmos de aprendizaje automatizado repliquen estereotipos y prejuicios arraigados en esa información. Prejuicios de género, sobre población racializada o respecto de contextos socio económicos o de clase social, para mencionar sólo algunos más visibles.


Esto podría llevar a resultados injustos o discriminatorios que eviten el acceso igualitario a la justicia, la garantía de derechos, la definición de cuantías indemnizatorias, la decisión sobre medidas de cautela o de protección de derechos fundamentales y en última instancia se refuercen vulneraciones a los derechos humanos, económicos, entre otros.


La solución radica en promover la visibilidad de las IAs legales haciendo público su funcionamiento, entrenamiento o productos, para someterlos a supervisión constante, así como fomentar la vigilancia activa de los mismos por los propios abogados que trabajan con esta tecnología.






Resistencia a la adopción


La resistencia a la adopción de nuevas tecnologías se resuelve normalmente por el mercado, ante la ventaja competitiva es inevitable el cambio de paradigma en el ejercicio profesional; por ello es clave implementar proactivamente programas de capacitación en IA aplicada al derecho y concientización sobre sus usos en facultades de derecho y firmas legales.


Es fundamental considerar a las IAs como una herramienta que extiende las capacidades de la creación humana, dado que potencian el valor irreemplazable del criterio y experiencia de los profesionales del derecho. Con todo, un grado de reemplazo de actividades laborales es inevitable, frente a ello, la preparación y la apertura de nuevas necesidades del sistema legal en un entorno tecnológico está a la orden del día.



 

Es fundamental considerar a las IAs como una herramienta que extiende las capacidades de la creación humana

 



 

Autor: Juan Oswaldo Martínez

Correo: juan@iure.co - X: @juan_os - Web: Iure.co

Abogado, Universidad Externado de Colombia

Magíster en Derecho Administrativo, U. Externado de Colombia.

Especialista en Derecho de Autor, Propiedad Industrial y Nuevas Tecnologías, U. Externado de Colombia.Especialista en Derecho Tributario, U. Externado de Colombia.



6 visualizaciones

Comments


bottom of page